El Halving es un acontecimiento programado dentro del protocolo de Bitcoin que se da cada 4 años aproximadamente, en donde se avala que cada 210.000 bloques minados en la red, la emisión de esta criptomoneda se reduzca a la mitad. El nombre del evento proviene de la acción de dividir algo a la mitad, basado en la palabra half, en inglés.

Los primeros años desde la creación del Bitcoin, cada bloque minado creaba en total 50 unidades de la criptomoneda. Una vez alcanzado el bloque 210.000, esa cantidad se redujo a 25 Bitcoins por bloque, en el primer Halving (2012). En 2016 ocurrió la segunda reducción de recompensas, y con ella se pasó a 12,5 BTC por bloque, la cantidad que se produce a partir del 11 de mayo en adelante es de 6,25 BTC.

La elevada espera e interés que se ha generado en los últimos días ante este nuevo Halving es porque en las 2 oportunidades anteriores, el Bitcoin ha tenido importantes avances posteriores. Esto se entiende fácilmente porque a medida que se reduce la capacidad de procesamiento y emisión, podría disminuir la oferta, mientras la demanda se mantiene constante o como muchos sostienen, se incrementará con el paso del tiempo a raíz de su mayor popularidad y uso.

En el mundo de las criptomonedas existen muchas referencias asociadas a la industria de la minería. Esto es así porque sabemos que existe una capacidad limitada de Bitcoins que se podrán crear, determinado por sus creadores, una demanda en aumento a medida que evoluciona la tecnología y una capacidad de minar o crear dinero digital, similar a la extracción de cualquier mineral desde la tierra.